Martes 25 de Septiembre de 2018
  
  
Yonni Alma, un concepto estético y ético digno de respaldo

Yonni Alma, un concepto estético y ético digno de respaldo

Conversar con Yoni Alma deviene experiencia...

Comienza en La Habana nueva edición de Feria Internacional CUBADISCO

Comienza en La Habana nueva edición de Feria Internacional CUBADISCO

La música de los cubanos Juan Formell y Adalberto...

Casas discográficas cubanas en la recta final de los Grammy Latinos 2018

Casas discográficas cubanas en la recta final de los Grammy Latinos 2018

Fonogramas pertenecientes a las casas cubanas Egrem...

  • Yonni Alma, un concepto estético y ético digno de respaldo

    Yonni Alma, un concepto estético y ético digno...

  • Comienza en La Habana nueva edición de Feria Internacional CUBADISCO

    Comienza en La Habana nueva edición de Feria...

  • Casas discográficas cubanas en la recta final de los Grammy Latinos 2018

    Casas discográficas cubanas en la recta final de...

El arte y la complicidad del monólogo en Cienfuegos

La ciudad ha sido plaza durante días recientes de diversas presentaciones de unipersonales, a cargo de colectivos escénicos de Cienfuegos, Bolivia y Santa Clara, en semejante orden cronológico.

El primero de los monólogos en ser apreciado por el público fue Yo, Judas, por Velas Teatro, el cual se reestrenó en el “Tomás Terry” a escasos cuatro meses de su premier en la sede del grupo.

En diálogo con la prensa, Pablo Carrillo Santana, director artístico de la puesta, significó que “el trabajo nos conduce a interrogarnos cuánto de ángeles y demonios tenemos cada uno a la misma vez. El Judas de la pieza se trata de un personaje polisémico que habla de cómo es posible que un hombre (Jesús) venga a hablar con palabras tan bellas, cuando hay tiranos que destruyen su ciudad, cuando vienen a invadir a espada y a sangre, y él sigue diciendo que este es el camino, la salvación. Esto lo planteo desde el punto de vista del personaje, no de la perspectiva religiosa, la cual respeto totalmente”.

Añadió el teatrista que “el personaje se encuentra en un cuarto de interrogatorio, hablando frente a personas que presencian sus movimientos y palabras, con su poco de morbo, de extrañez en ese hecho de ir a disfrutar cuando a otro lo juzgan. Ellas dictarán si es inocente o culpable”.

En el defensor de las sinrazones del traidor más triste de la historia de la humanidad, o sea el Iscariote, se corporiza el veterano actor Jorge Luis Mora Quintana, quien sobresale en la riqueza de matices y la composición total de un personaje tan repudiable (lo es, no puede olvidarse jamás pese a que el texto escénico de Gloria Maité Hernández en el cual se inspira esta adaptación invoque sus aporías y el otro costado de la reconvención, al además contemporizarlo y proponerlo en tanto instancia valorativa para examinar el comportamiento humano), a través de una actuación de nivel, pródiga en gradalidades y variedad de registros histriónicos, a lo cual se sumó una tan pragmática dirección artística y la eficacia de la dirección general.

Velas Teatro, fundado hace once años y dirigido en la actualidad por la actriz y directora Adnaloy Pérez Aramillo, ha participado en eventos nacionales e internacionales (Francia, Colombia) y se granjeó un Reconocimiento Especial de los Premios Villanueva otorgados por la crítica especializada a su puesta en escena Shakespeare en confesión.

Otros montajes suyos son El otoño del cerdo Antonio, La noche del pez luna, Mi vagina quiere, Tukolach, Cantar de cuento y poesía, La afrenta y La salvación. Esta última obra integra una trilogía denominada La caída de los dioses, actualmente en proceso, la cual incluirá además los títulos La mentira y La desesperación.

Adnaloy, directora general de Velas Teatro, adelantó a los medios que el próximo verano estrenarán otro unipersonal: “Se titula La voz humana, es un monólogo de Jean Cocteau, escrito en los años ’30 del pasado siglo, aunque contemporizado y que aborda un tema universal de interés eterno como la ruptura de la pareja. Con la particularidad de que transcurre a través de una composición telefónica, lo cual dificulta su transposición escénica. Lo conducirá Daysi Martínez, directora artística de Velas Teatro”.

UN VERDUGO DENTRO DE TU PROPIA CASA

Como parte de su condición de subsede de la X Temporada de Teatro Latinoamericano y Caribeño Mayo Teatral, en Cienfuegos fue estrenado el unipersonal Animales domésticos, del colectivo escénico boliviano LATEscena, fundado en 2013 en La Paz, capital de esa nación andina.

El monólogo defendido por la actriz Piti Campos (puesto a consideración del público local en la sala A Cuestas) pone en el punto de mira la violencia intrafamiliar contra la mujer, lacerante e inadmisible flagelo que resulta consecuencia directa de siglos de patriarcado y machismo, el cual no solo afecta a Bolivia, sino a Iberoamérica toda y el resto del mundo, en mayor o menor medida.

Andrea Riera, la directora, apuntó a la prensa que Animales domésticos “es, sobre todo, una mirada para alertar que la violencia puede estar muy cerca de nosotros. Que tenemos que estar más atentos y ser un poco más conscientes. Es algo que se debe detener y a lo que no tenemos que acostumbrarnos”.

La Riera añadió que “hicimos un proceso de investigación sobre violencia de género y feminicidio. El trabajo es parte de un área que tenemos como LATEscena que es de laboratorio de artes escénicas (…). Los datos de nuestro país son alarmantes, el feminicidio está en crecimiento y no hay una conciencia sobre esto. Quisimos trabajar sobre lo que le pasa a la persona cuando genera violencia. ¿Qué nos hace violentos? ¿Por qué nos volvemos violentos? ¿En qué momento podemos ser conscientes o no de la violencia que estamos generando? La violencia está empezando a normalizarse; nos parece hasta normal que haya problemas en una pareja y que haya golpes. O ya le ha pasado a alguien que conocemos o es una cosa que se hereda en la familia y por eso concluimos en que la violencia de género puede estar muy cerca nuestro”.

La pieza se granjeó en el Concurso de Teatro Raúl Salmón de la Barra, de su país, los lauros a Mejor Obra, Mejor dirección para Andrea Riera; Mejor actuación principal para Piti Campos y Mejor Escenografía, a cuenta de Gonzalo Callejas y Alice Guimaraes.

HOJAS AL VIENTO CON LA PINEDA

Hojas de papel Volando se denomina el poemario mediante el cual la colombiana Patricia Ariza obtuvo el Segundo Premio en el Concurso Nacional de Poesía María Mercedes Carranza, de Bogotá, en el año 2006 y título que la actriz Roxana Pineda, de Teatro de La Rosa, toma para el unipersonal presentado en el “Tomás Terry” este fin de semana, además de la mayor parte de la poesía por ella empleada aquí.

“La idea de las hojas de papel volando es también el modo en que enlazo cada poema, en una estructura abierta cuyo orden parte del azar, un azar que va dictando por mecanismos a veces técnicos (ritmo, sonoridad de las palabras, extensión de un verso), otras por impresiones emotivas o de filiación personal (un suceso que conmueve, la impresión de que el poema desarrolla en profundidad un tema o refuerza una zona temática que puede alcanzar así mayor claridad o mayor complejidad, el gusto personal por una imagen o la fuerte impresión de sucesos que asocio o descubro en los versos)la manera particular en que tejo el ámbito de acciones para que las palabras vuelen bajo techo seguro y las hojas que lanzo puedan volar creando algunas referencias que quiero implantar en el espectador. Se trata tan solo de una vaga impresión que quiero que el espectador recoja cuando se enfrente a la obra, la impresión de un mundo de pérdidas que ahora se expresa en pedazos de vida, en trozos de sueños, en retazos de dolores y añoranzas transidos todos de un sabor amargo, pero también de la vida que palpita en el acto de trasmutar toda esa experiencia en acto de resistencia creativa, en belleza, en emoción artística”, consideraría Roxana.

Ariza es actriz fundadora del Teatro La Candelaria de Colombia; dramaturga, directora teatral, poeta y activista social en su país. La Pineda ha manifestado que ha estado unida a ella unida a ella desde hace muchos años, y que su respeto por su trabajo y por su dimensión humana despertó en sí la imperiosa necesidad de inventar un espacio para conversar con ella a través de su poesía. El resultado es este monólogo.

Las tres piezas se erigen en formas elocutivas del arte del unipersonal, tan complicado e intenso, tan vivencial y directo, una expresión del teatro que demanda consagración, maestría y presupone tanto de parte del cultor como del espectador de un máximo de complicidad en esa sala donde, suele ocurrir, artista y público pueden transfundirse en un una sola persona que será el personaje defendido por el primero.

 

 

 

   

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Cartelera Teatro Tomás Terry

Fotos de Cienfuegos