La trova y sus cultores, más cercanos en el “Ferrer” de Cienfuegos

El Museo de las Artes Palacio Ferrer de Cienfuegos, retoma poco a poco sus actividades habituales luego de una pausa prolongada por la Covid-19, y este 25 de noviembre lo hizo con la peña cultural El Mirón, dedicada a los artífices de la nueva trova en Cuba y a conmemorar otro aniversario del fallecimiento de Fidel Castro.

El documentalista y cineasta cienfueguero Bárbaro Cabezas fue uno de los protagonistas de la cita, quien presentó, a manera de introducción, un audiovisual de su autoría estrenado durante el primer aniversario de la desaparición física del líder histórico de la Revolución, que dio paso a la revelación del documental De mi alma, recuerdos (2001), material antológico de la realizadora cubana Lourdes de los Santos, escudriñador de las raíces y los principales exponentes del Movimiento de la Nueva Trova cubana.

A propósito, el segundo invitado de la tarde, el cantautor Pedro Ricardo Novo Serra, habló allí en torno a uno de los devotos exponentes del patio, Lázaro García, trovador que participa como pilar en el producto audiovisual antes mencionado. “Yo me considero un privilegiado, entre otras cosas, por ser un buen amigo de Lazarito, a quien estimo como uno de los compositores más grandes que tiene Cuba. A Lázaro le ha faltado reconocimiento nacional, precisamente, por el hecho de vivir en Cienfuegos y hacer su música desde acá, y muy a menudo dedicada a ella (…) Y eso me dio la posibilidad de que en mis inicios me apoyara en la creación de las canciones, y sobre todo a saber valorar el arte de manera general (…) En él tuve a una persona que me descubrió y después me impulsó”, comentó Novo.

Fue reconocida también la calidad del material, el cual obtuvo el Premio Tatu de Oro en la XXIX Jornada de Cinema de Bahía, Brasil; el Premio Pitirre a la Mejor Película Documental de Largometraje en el Festival Cinemafest 2002 y Mención Documental en el XXIV Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. “Uno de los mayores logros de esa trova que se expone ahí, es su estar cotidiano; su cercanía a las personas, que las melodías forman parte de la sociedad. Si hoy tomas aquellas antológicas canciones de Silvio, verás que las letras exponen su realidad; el tiempo y las asperezas que les tocó vivir a todos ellos. Por eso es que también se ve obligada a recoger el fervor político de una época (…), en tanto se habla de canción protesta, poesía política, etcétera”, expresó.

Con el regreso de El Mirón y del resto de las actividades habituales, el “Ferrer” nuevamente se posiciona como la institución insigne que aglutina y promociona lo mejor y más variado en el panorama artístico de la Perla del Sur.

(Tomado de 5 de Septiembre)

ARTÍCULOS RELACIONADOS...

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua